San Miguel Regla

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
  • Huasca de Ocampo
  • Huasca de Ocampo
  • Huasca de Ocampo
  • Huasca de Ocampo
  • Huasca de Ocampo

Cómo llegar

En coche


Huasca de Ocampo se localiza en el Corredor Turístico de la Montaña, en el estado de Hidalgo, a 38 km al noroeste de la ciudad de Pachuca, por la carretera federal núm. 105, desviación a la derecha en el km 23.

Se encuentra a una altitud de entre 1 800 y 2 800 m sobre el nivel del mar, 70% de su superficie se sitúa en el eje neovolcánico y está formada por llanuras y, en menor proporción, por sierra; el restante 30% de su territorio se halla dentro de la provincia de la Sierra Madre Oriental formado por cañones en su totalidad.

 

Información del lugar

Su nombre deriva del náhuatl Huascazaloyam, que significa "lugar de pájaros, agua, vegetación y alegría", adoptando el "de Ocampo" en honor del célebre político Melchor Ocampo, quien, durante una corta temporada, vivió en este lugar, luego de abandonar la ciudad de México a causa de las políticas represoras impuestas por el entonces presidente Antonio López de Santa Anna, a principios de la segunda mitad del siglo XIX.

 

Atractivos turísticos

El Huariche

Es un desarrollo ejidal ecoturístico y piscícola ubicado en la comunidad de Ojo de Agua, muy cerca de Santa María Regla. El lugar cuenta con cabañas y plataformas para acampar, así como un bello bosque de encinos.

El Zembo

Bello paraje que también cuenta con cabañas para que el visitante, acompañado de su familia, disfrute del contacto directo con la naturaleza.

El Bosque de las Truchas

Ubicado en el municipio de Huasca de Ocampo, este sitio es ideal para la pesca de la trucha arcoiris. En el lugar se puede rentar todo el equipo necesario para la práctica de esta actividad.

Ex Hacienda San Miguel Regla

Es una construcción del siglo XVIII que funcionara como hacienda de beneficio de metales. Actualmente se conserva gran parte de su casco, donde funciona un hotel, los arcos que formaban parte de los patios y los hornos donde era extraída la plata.

Los Prismas Basálticos

Son increíbles columnas geométricas de basalto ubicadas al pie de una barranca bañada por las aguas de la presa San Antonio. Junto a esta impresionante cascada (de 40 m) se encuentra la Ex Hacienda de Santa María Regla, desde donde Humboldt, impresionado por su belleza, las dibujó a lápiz en 1803. Se localizan a 5 km al noreste de Huasca de Ocampo.

Presa de la Cruz

Localizada a sólo 2 km de San Miguel Regla, en este lugar se puede practicar la pesca de trucha, rodeado de un increíble paisaje. A un costado de la presa, los lugareños se ofrecen para cocinar las truchas que el visitante acaba de pescar.

 

Nuestro viaje

Bajamos de nuestro ride de Mineral del Chico al centro del Huasca alrededor de la 1.30 de la tarde, y nos instalamos enfrente de la iglesia principal a un lado de la casa de cultura para comer. Al terminar nos dirigimos al quiosco principal para solicitar información turística.

Huasca es un pueblo acogedor, éste era aún más pequeño que Real del Monte o Mineral del Chico, pero algo en el ambiente se deja sentir de una forma tan fuerte que te sientes parte de ese momento, de ese lugar. Huasca inspira. Sus coloridas casas, la tranquilidad de la gente, la sonrisa en las personas, la buena voluntad. Estar ahí te hace sentir felicidad por ser mexicano, por ser parte de este gran pueblo. Supongo que por eso se le ha nombrado pueblo mágico.
Estuvimos unas dos horas en el lugar, pues nos habíamos dispuesto a conocer otro pueblo, muy cercanos de Huasca llamado San Miguel Regla. Éste pueblo se encuentra a 35 minutos caminando del centro de Huasca al centro de San Miguel Regla, así que son pueblos muy cercanos.

La sensación de paz de Huasca se siente en todas partes y muestra de ello es que en este lugar no hicimos nisiquiera 3 minutos cuando ya nos estaban dando ride en dirección de San Miguel Regla, y de esta forma salimos del lugar a las 5 de la tarde.

Llegamos a San Miguel Regla a las 5.30, y el primer lugar al que fuimos fue el centro ecoturístico de San Miguel Regla. Una reserva natural preciosa. Con un lago de color azul, un azul bellísimo, con una tonalidad turquesa mezclada con un azul de cielo, había momentos en donde el cielo se perdía con el azul del agua, el césped estaba finamente cortado, y el lugar invitaba a quedarse.
Así que, preguntamos a los coordinadores del lugar si nos podíamos quedar a acampar en la zona, y la respuesta fue afirmativa, eso sí, nos cobraron 50 pesos por persona, pero como hasta este momento íbamos con un buen presupuesto decidimos pagar y quedarnos a dormir a la orilla del lago azul.

Montamos la casa de campaña, y dejamos nuestras cosas dentro, con el lugar establecido y sin preocupaciones del lugar en donde dormiríamos decidimos salir a recorrer el pueblo de San Miguel.

Todo el pueblo es más pequeño que cualquier colonia común del Distrito Federal, la gente es muy tranquila y casi todos ellos se conocen, así que se respira un ambiente aún más relajado que en Huasca. Aquí, la plaza principal se encuentra bardeada, y dentro hay varios hoteles y restaurantes, privando así del libre acceso de las personas al lugar, pero en la mañana uno puede entrar a ver la pequeña iglesia y pasear por el colorido parque. El quiosco del lugar se encuentra fuera, lo cual nos dejó a un lado del recinto para ir a comer y descansar en la fresca tarde.
A eso de las 6.30 decidimos recorrer el pueblo y nos encontramos con la agradable sorpresa que a 5 minutos caminando del centro del lugar llegamos a un gran lago llamado “Loreto”, éste lago dejó sepultada una mina y se pueden apreciar las calderas que sobresalen en el lago. El tamaño es impresionante, incluso, los lugareños utilizan el lago para esquí acuático, o recorridos en lancha. Cuanta con un pequeño muelle, lo que lo hace aún más agradable. A las 8 de la noche decidimos regresar a nuestro campamento, pues el aire era fresco y podíamos sentir que en cualquier momento llovería. Además, teníamos ganas de hacer una fogata, y nos dimos manos a la obra llegando al centro ecoturístico.

Llovió casi toda la noche, no fue una lluvia torrencial, pero tampoco era una brisa pasajera, sin embargo hicimos la fogata, y nunca se apagó, pues nos quedamos bajo un árbol con unas copas muy tupidas lo que imposibilitaba que la lluvia entrada donde nos encontrábamos. Nuevamente, como en nuestra experiencia en Malinalco, nos tocó presenciar un baile de luciérnagas, solo que a diferencia de aquel lugar, las luciérnagas de aquí era de un verdes fosforescente que nos tuvo mucho rato cautivados.

A las 12 de la noche decidimos dormir, pues habríamos que madrugar para ir ahora a Santa María Regla.

Localización en Mapa

 

Clima y Temperatura

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn